Obras > LA VIDA MÁS ALLÁ DE LA
SEPULTURA
1957

LA VIDA MÁS ALLÁ DE LA </br>SEPULTURA</br> 1957

Sinopsis: "La muerte del cuerpo es un simple cambio de casa para el espíritu".
En "La Vida más allá de la Sepultura”, obra inspirada por Ramatís, el fenómeno de la muerte, libre de toda morbidez, es descrito con la naturalidad propia de un “regreso a casa”.  Para eso, Ramatís invita, para describir su propio “viaje de regreso”, el discípulo que adopta el nombre de Atanagildo – un hijo de la Grecia antigua, cuya última encarnación sucedió en Brasil. Con la saludable irreverencia del espíritu griego, Atanagildo describe su propia travesía y llegada al más allá, revistiendo de particular humor los viejos mitos fúnebres de la humanidad.
Ofrece una amplia descripción de la ciudad del Astral Superior, donde reside, conocida como el “Gran Corazón”, cuyo escenario de belleza sideral justificaría el viejo concepto de “cielo” de las creencias tradicionales. En contraste, ofrece un “tour” por las colonias astrales de costumbres anticuadas, y por las ciudades del Astral Inferior, incluyendo las zonas de los charcos, lo inédito de un capítulo sobre Aves y Animales del Astral Inferior, y otro que trata de las Organizaciones del Mal.
Una verdadera anatomía del proceso del desencarne, detallando las providencias técnicas de la separación del espíritu del cuerpo denso, que se transforma por el brío y humor de Atanagildo, en fascinante relato mostrando la faz luminosa de la supuesta Eliminadora de vidas:
"Cuando logré despertar en el más allá, tuve la grata sorpresa de ser presentado a dos espíritus con una irradiación de luz azulada que les fluía del tórax, formando un halo alrededor de las cabezas: eran los dos espíritus técnicos que me habían ayudado a separarme del cuerpo físico.  Cuando esto sucedió, me encontraba frente a la legendaria “Muerte”, tan temida… Aquellas fisionomías iluminadas, amables y sonrientes, junto a mi lecho, era un formal desmentido de la leyenda de la ¡malvada esquelética con la siniestra hoz! Ellos leyeron, entonces, mi pensamiento, con cierto aire de travesura; después, me miraron y sin que pudiera contenerme, nos reímos con toda franqueza; ¡una gran y sonora risa que inundó el ambiente de vibraciones alegres y festivas! Nos reíamos de la farsa que es la “muerte”...
En la segunda parte de la obra, Ramatís trata directamente temas como la obsesión, la limitación de hijos, las relaciones de karmas entre padres e hijos, y los procesos de parasitismo de desencarnados sobre encarnados.
En casi cincuenta años de reediciones sucesivas, esta obra de fascinante contenido y llena de informaciones, continua siendo una de las más buscadas dentro de las obras de Ramatís, como una oportuna “guía de viajes” para la inevitable y por qué no – feliz travesía para el otro margen de la vida.